Geoscience Research Institute
Un Lugar para la Historia de la Tierra y la Vida

Islandia, Tierra de Fuego y Hielo

María José López Chavarrías

PROFESORA DEL CENTRO EDUCATIVO ADVENTISTA DE SAGUNTO (CEAS), ESPAÑA

¿A dónde viajaríamos si deseáramos ver paisajes volcánicos espectaculares, con volcanes recientemente activos? ¿Qué lugar escogeríamos para ver grandes glaciares descansando encima de esos paisajes y, de hecho, sobre volcanes que pueden reactivarse? Tendríamos que desplazarnos a Islandia, una isla que se encuentra en el tercio septentrional de la dorsal meso-atlántica, sobre el borde divergente que separa las placas tectónicas euroasiática y norteamericana. El paisaje y los procesos geológicos de la isla están determinados en gran parte por la actividad volcánica debida a la separación de las placas, el movimiento de los glaciares y las corrientes catastróficas de agua que se originan de la fusión del hielo. Debido a que la actividad volcánica es todavía reciente y las placas tectónicas están actualmente en movimiento, el subsuelo de la isla contiene gran cantidad de energía geotérmica que se utiliza para la producción de electricidad. El 95% de la energía utilizada en la isla procede de recursos renovables, el viento y el calor del subsuelo, y la mayor parte del agua caliente utilizada en los hogares y en la industria se extrae de aguas termales subterráneas.

En este inigualable escenario se llevó a cabo del 9 al 15 de agosto del 2016 la Conferencia Europea sobre Fe y Ciencia, titulada, “Iceland, Land of Ice and Fire” (Islandia, Tierra de Hielo y Fuego) cuyo objetivo era enriquecer profesional y espiritualmente a los asistentes en temas de fe y ciencia, creación y evolución, y orígenes. Un total de 82 asistentes representando 21países estuvieron presentes, la mayoría de ellos vinculados a la educación, incluyendo administradores de instituciones educativas, editores de casas publicadoras, directores de departamentos de educación, profesores de ciencias y de Biblia, teólogos y científicos. El evento también contó con la participación de varios estudiantes de geología y biología procedentes de varios países.

Además de asistir a la presentación de numerosas ponencias científicas, el grupo tuvo el privilegio de visitar lugares de interés geológico en el sur y oeste de la isla. Debido a que los largos y fríos inviernos de la isla se alternan con veranos templados y húmedos, se puede observar una gran diversidad paisajes y ecosistemas en un territorio relativamente pequeño. Así en un mismo día recorrimos montañas nevadas y glaciares, territorios desérticos, hermosas cataratas, amplios campos de lava cubierta de musgo, bosques alpinos y playas de arena volcánica negra. Sin duda el paisaje más común consiste en extensos campos de lava cubiertos de musgos y líquenes.

Las visitas de campo incluyeron los parques nacionales de Fingvellir, Gullfoss y Geysir, que forman parte del llamado Círculo Dorado. Estos lugares representan una muestra de la amplia geomorfología islandesa, donde se pueden observar géiseres, fumarolas y volcanes, además de la larga fractura que separa las placas continentales.

El sábado por la tarde recorrimos el interior del tubo de lava Raufarhólshellir. Esta cueva se formó a partir de una lengua de lava cuya superficie se enfrió rápidamente formando una corteza de basalto mientras el fluido seguía circulando en la zona interior. Cuando la lava dejó de fluir quedó un túnel de 1360 m de largo, 10-30 m de ancho y hasta 10 m de altura.

Otra de las excursiones nos llevó a recorrer gran parte del sur y sureste de la isla, observando un extenso desierto de lava con los glaciares al fondo. Vimos de lejos el volcán Eyjafjallajökull que fue noticia en el año 2010 cuando a causa de una gran emisión de ceniza y de gases a la atmósfera obstaculizó el tráfico aéreo en Europa durante varios días. También visitamos el frontal de los glaciares Mýrdalssandur y Vatnajökull, y llegamos a la laguna Jökulsárlón que comenzó a formarse en los años veinte del siglo XX y sigue todavía aumentando de tamaño. Allí pudimos observar cómo los bloques de hielo azul que se rompen del glaciar más grande de Europa, Vatnajokull, navegan lentamente hacia el océano.

Durante todo el encuentro tuvimos el privilegio de escuchar a los científicos del GRI y del vulcanólogo adventista residente en Islandia, Birgir Óskarsson, que participó en la organización del evento y compartió con nosotros las conclusiones de su investigación, que sugiere la formación rápida y reciente de la isla.